DHEA, dehidroepiandrosterona como precursosr hormonal

La dehidroepiandrosterona (DHEA) es una hormona esteroide endógena de 19 carbonos secretada por la zona reticular de la corteza suprarrenal. Es el precursor indirecto de muchas hormonas reproductivas sexuales, como el estradiol y la testosterona . (DHEA-S) está presente en el cuerpo humano (Figura 1) . La secreción suprarrenal de DHEA comienza en la pubertad, alcanza su punto máximo a los 20 años y disminuye a una tasa de aproximadamente el 2% por año a partir de los 25 años.igura 1: Comparación de propiedades fisicoquímicas de DHEA y DHEAS.

dhea

 

¿De dónde viene el DHEA?

Aunque la DHEA ha existido en los seres humanos durante decenas de miles de años, nuestro conocimiento de ella solo se remonta al siglo pasado. En 1934, Butenandt y Dannenbaum aislaron la DHEA de la orina masculina, y los dos académicos también ganaron el Premio Nobel de Química en 1939 por su investigación sobre las hormonas sexuales .

La zona de la corteza suprarrenal utiliza el colesterol como materia prima y, a través de procesos bioquímicos complejos (Figura 2) , la DHEA se sintetiza y secreta en todas las partes del cuerpo. En varias partes del cuerpo humano, la concentración de DHEA se clasifica como sigue: cerebro>plasma>bazo> Riñón> Hígado.
Como precursor hormonal, la DHEA es extremadamente importante porque de ella depende el 50 % de los andrógenos en hombres adultos y el 75 % de la producción activa de estrógenos en mujeres premenopáusicas, y esta proporción es incluso cercana al 100 % en mujeres posmenopáusicas .igura 2: Proceso bioquímico de síntesis de DHEA

¿Hacia dónde va DHEA?

De hecho, en los casi 50 años transcurridos desde su descubrimiento, la DHEA se ha considerado un compuesto inerte que participa principalmente en el proceso biológico de convertir el colesterol en andrógenos y estrógenos. Hasta la década de 1990, los estudios humanos a gran escala encontraron los efectos antienvejecimiento de la DHEA y su eficacia en muchas enfermedades, lo que atrajo la atención de la comunidad científica y del público.
Por lo tanto, para DHEA, parece que no es difícil responder a las tres preguntas filosóficas: los precursores de las hormonas sexuales, del cuerpo humano al cuerpo humano .

DHEA es una «molécula humana» porque sus niveles de secreción suprarrenal son extremadamente bajos en animales de laboratorio. Por lo tanto, los estudios en modelos animales no son del todo fiables, y los ensayos clínicos son la piedra de toque para medir la DHEA.

Cada vez más datos clínicos muestran que la DHEA ha demostrado una buena eficacia en el tratamiento de enfermedades cardiovasculares, enfermedades inmunitarias, disfunción eréctil y antienvejecimiento.

Resultados parciales del ensayo clínico de DHEA

Las concentraciones séricas humanas de DHEA y su sal de sulfato, DHEA-S, disminuyen significativamente con la edad, una correlación que sugiere que la deficiencia de DHEA puede estar causalmente relacionada con el desarrollo de una variedad de enfermedades relacionadas con el envejecimiento, incluida la enfermedad cardiovascular (ECV). Una gran cantidad de estudios epidemiológicos han demostrado que niveles bajos de DHEA y DHEA-S en plasma pueden conducir a una mayor morbilidad cardiovascular, como enfermedad arterial coronaria o enfermedad vascular aterosclerótica

Aunque no se ha aclarado el mecanismo específico, los posibles objetivos de la función de la DHEA incluyen los canales iónicos o las proteínas receptoras relacionadas de las células endoteliales y las células del músculo liso

Mecanismo de acción de la DHEA en la enfermedad cardiovascular

Coincidentemente, los niveles de DHEA en pacientes con SIDA (VIH), otra enfermedad preocupante, tienden a ser bajos y, a medida que la enfermedad avanza, los niveles de DHEA caen más severamente. Un estudio mostró que la suplementación con DHEA mejoró la función mental en los portadores del virus y podría ayudar a los pacientes a fortalecer su sistema inmunológico y bloquear la activación de la enfermedad .

Además, a principios de la década de 2000, los investigadores encuestaron a 442 hombres, incluidos 309 pacientes con disfunción eréctil (DE) y 133 voluntarios sanos. encontró que los niveles de DHEA tendían a ser más bajos en pacientes con DE menores de 60 años . El posible mecanismo también radica en el canal iónico o proteína receptora en las células endoteliales vasculares, que es similar al objetivo de la enfermedad cardiovascular .

Desde la década de 1990, los estudios clínicos sobre el antienvejecimiento DHEA han surgido en una corriente interminable. Los datos experimentales muestran que la DHEA mejora muchos fenotipos del envejecimiento, lo que hace que los miembros del grupo experimental sean más jóvenes: como la recuperación efectiva de la concentración de DHEA en el suero, mejora la calidad del sueño, aumento significativo de la densidad mineral ósea en el cuello femoral y el triángulo de la sala, condición de la piel La mejora y la reducción de la concentración de triglicéridos y factores inflamatorios en plasma .

 

 Las concentraciones inadecuadas de DHEA en el cuerpo pueden causar voz áspera, menstruación irregular y crecimiento de vello no natural en las mujeres, pueden causar sensibilidad o agrandamiento de los senos, encogimiento y urgencia testicular en los hombres, e incluso aumentar significativamente el riesgo de cáncer de mama o de próstata.

Fundamentalmente, la DHEA exógena puede participar demasiado en la síntesis de hormonas sexuales en el cuerpo, lo que resulta en trastornos del sistema endocrino. Los estudios han demostrado que incluso la DHEA endógena se regula cuando se convierte en andrógenos o estrógenos en los tejidos periféricos.

En otras palabras, el diablo generalmente se mantiene en una jaula, y esta jaula es el mecanismo de control de los niveles de esteroides y enzimas metabólicas en el tejido. Este mecanismo permite que diferentes tejidos regulen diferencialmente la conversión de DHEA, minimizando así los efectos secundarios de las hormonas, como el tipo y la concentración de hormonas requeridas en el cerebro, los huesos y los senos. Por lo tanto, si el exceso de DHEA se complementa precipitadamente, puede provocar el colapso del mecanismo regulador en el cuerpo, lo que en última instancia es contraproducente .

Afortunadamente, con la profundización de la investigación, la comunidad académica finalmente ha llegado a un consenso sobre los efectos secundarios de la DHEA y, debido a la edad, el género y las necesidades individuales, la dosis suplementaria adecuada aún varía de persona a persona. Para evitar fuertes efectos secundarios o interacciones con medicamentos, se recomienda consultar a su médico y obtener una evaluación exhaustiva antes de tomar suplementos de DHEA .

 

Aunque los atributos  de DHEA han sido criticados, por lo que la investigación clínica de la comunidad científica sobre DHEA todavía está en pleno apogeo. Sin embargo, también existen alternativas relativamente seguras a la DHEA: la 7-ceto-dehidroepiandrosterona (7-cetoDHEA) y la 7-oxo-dehidroepiandrosterona (7-oxoDHEA) son dos metabolitos de la DHEA en el cuerpo.Son muy similares en estructura y propiedades químicas. por lo que pueden denominarse colectivamente 7-carbonil DHEA.

Carbonyl DHEA no solo es el metabolito de DHEA más activo, sino también más seguro porque ya no se puede convertir en hormonas sexuales en el cuerpo.Se puede decir que tiene tanto la cara de ángel como la figura diabólica de DHEA. La mosca en el ungüento es que la 7-carbonil DHEA es mucho menos efectiva que la DHEA (Figura 5), ​​y hay menos estudios clínicos. En la actualidad, el mercado es mixto y se espera que los consumidores mantengan los ojos abiertos y eviten ser engañados.igura 5: La función de DHEA y 7-carbonyl DHEA (extraído de la revisión de Shishi Pai: «Comprensión de 7-carbonyl dehydroepiandrosterone»)

Bibliografía

Sahu P, Gidwani B, Dhongade HJ. Actividades farmacológicas de la dehidroepiandrosterona: una revisión. STEROIDS 2020, 153: 108507.
Rutkowski K, Sowa P, Rutkowska-Talipska J, Kuryliszyn-Moskal A, Rutkowski R. Dehidroepiandrosterona (DHEA): Hypes and Hopes DRUGS 2014, 74(11): 1195-1207.
[3] Flynn MA, Weaver-Osterholtz D, Sharpe-Timms KL, Allen S, Krause G. Reemplazo de dehidroepiandrosterona en humanos que envejecen J Clin Endocrinol Metab 1999, 84(5): 1527-1533.
Lieberman S. Una descripción abreviada de algunos aspectos de la bioquímica de DHEA, 1934-1995 Ann NY Acad Sci 1995, 774: 1-15.
Klinge CM, Clark BJ, Prough RA. Investigación sobre la dehidroepiandrosterona: pasado, presente y futuro. VITAM HORM 2018, 108: 1-28.
[6] Shono N, Kumagai S, Higaki Y, Nishizumi M, Sasaki H. Las relaciones de la testosterona, el estradiol, el sulfato de dehidroepiandrosterona y la globulina fijadora de hormonas sexuales con el metabolismo de los lípidos y la glucosa en hombres sanos. J ATHEROSCLER THROMB 1996, 3( 1): 45-51.
[7] Abbasi A, Duthie EJ, Sheldahl L, Wilson C, Sasse E, Rudman I, Mattson DE. Asociación de sulfato de dehidroepiandrosterona, composición corporal y aptitud física en hombres y mujeres independientes que viven en la comunidad. J AM GERIATR SOC 1998 , 46(3): 263-273.
Savineau J, Marthan R, Dumas De La Roque E. El papel de la DHEA en las enfermedades cardiovasculares BIOCHEM PHARMACOL 2013, 85(6): 718-726.
Dyner TS, Lang W, Geaga J, Golub A, Stites D, Winger E, Galmarini M, Masterson J, Jacobson MA. Un ensayo abierto de aumento de dosis de tolerancia oral a la dehidroepiandrosterona y farmacocinética en pacientes con enfermedad por VIH. J Acquir Immune Déficit Syndr (1988) 1993, 6(5): 459-465.
Barrett-Connor E, Edelstein SL. Un estudio prospectivo del sulfato de dehidroepiandrosterona y la función cognitiva en una población de mayor edad: el Estudio Rancho Bernardo. J AM GERIATR SOC 1994, 42(4): 420-423.
El-Sakka AI. Dehydroepiandrosterone and Erectile Function: A Review. The World Journal of Men’s Health 2018, 36(3): 183.
[12] ARLENE J. MORALESt JJN, YENf ASSC.Dose of Dehydroepiandrosterone Age.J CLIN ENDOCR METAB 1994, 78(6): 1360-1367.
Baulieu EE, Thomas G, Legrain S, Lahlou N, Roger M, Debuire B, Faucounau V, Girard L, Hervy MP, Latour F, Leaud MC, Mokrane A, Pitti-Ferrandi H, Trivalle C, de Lacharriere O , Nouveau S, Rakoto-Arison B, Souberbielle JC, Raison J, Le Bouc Y, Raynaud A, Girerd X, Forette F. Dehidroepiandrosterona (DHEA), sulfato de DHEA y envejecimiento: contribución del estudio DHEage a un problema sociobiomédico. Natl Acad Sci USA 2000, 97(8): 4279-4284.
Weiss EP, Villareal DT, Fontana L, Han DH, Holloszy JO. El reemplazo de dehidroepiandrosterona (DHEA) disminuye la resistencia a la insulina y reduce las citoquinas inflamatorias en humanos que envejecen. Aging (Albany NY) 2011, 3(5): 533-542.
[15] Labrie F, Luu-The V, Labrie C, Simard J. DHEA y su transformación en andrógenos y estrógenos en tejidos diana periféricos: intracrinología FRONT NEUROENDOCRIN 2001, 22(3): 185-212.
[16] Panjari M, Davis SR. Terapia DHEA para mujeres: efecto sobre la función sexual y el bienestar. HUM REPROD UPDATE 2007, 13(3): 239-248.

error: Contenido protegido, disculpe las molestias.