» » Trimetilglicina en el tratamiento de Enfermedades Cardiovasculares y la Esteatohepatitis

Trimetilglicina en el tratamiento de Enfermedades Cardiovasculares y la Esteatohepatitis

BioSalud Enfermedades Degenerativas No hay comentarios

La Trimetilglicina es una molécula de betaína sencilla (la primera de su tipo en ser descubierta y la más frecuentemente encontrada en los productos alimenticios), compuesta sólo de una molécula de glicina con tres grupos de metilo unidos a ella.

trimetilglicina

Las fuentes de trimetilglicina en la dieta incluyen el salvado de trigo, germen de trigo, cereales integrales, espinaca, remolacha, papas, aguacates, camarones, salmón, atún, carne en conserva, jamón y leche, entre otros.

La Trimetilglicina (TMG) es una molécula de ion híbrida, lo que significa que tiene tanto una carga positiva y una carga negativa en los lados opuestos de la molécula. También es un osmolito, influyendo en el estado de hidratación de las células. En consecuencia, la suplementación con TMG resulta en la hinchazón de las células.

Después de ser administrada a través de la ruta oral, la TMG se absorbe rápidamente en el intestino (en su mayoría en el duodeno) a través de transportadores específicos de sodio y cloruro. Alcanza su concentración máxima en la sangre sólo de 40 a 60 minutos después de la administración y es recogida por las células transportadoras de betaína / GABA llamadas BGT-1. Esta absorción de TMG depende de la osmolaridad de la célula, específicamente en la existencia de un estado hipertónico, y su necesidad de las propiedades osmolíticas de la TMG. Su vida media es relativamente larga, con alrededor de 14 horas después de una sola dosis y 41 horas después de la dosificación repetida.

Trimetilglicina, La evidencia preclínica y clínica

Debido al hecho de que el transportador que media la captación de TMG está presente en concentraciones muy bajas en la barrera hematoencefálica, la TMG no se acumula significativamente en el sistema cardiovascular

Cuando se administra diariamente a ratas sujetas a un agente cardiotóxico (isoprenalina), la TMG fue capaz de disminuir significativamente el daño cardíaco mediante la prevención de los cambios en el LDH y el aumento de la homocisteína. Por el contrario, en ausencia de potenciales condiciones cardiotóxicas, la TMG no ejerció efectos protectores significativos. Se necesita más investigación para evaluar si esta acción es relevante para el consumo humano.

El rendimiento físico

La TMG parece tener algunos efectos antifatiga en circunstancias de entrenamiento como el ejercicio físico, pero esto es poco probable que sea particularmente relevante.

Interacciones con hormonas

Se observó que la suplementación de betaína a 1.250 mg dos veces al día durante dos semanas antes de una sesión de ejercicio aguda se asoció con la reducción de los niveles de cortisol (6,1%) después del ejercicio.

Sistemas de órganos periféricos

Un estudio piloto en personas con la boca seca crónica encontró que la TMG ejerce efectos positivos sobre los síntomas de sequedad en la boca, sobre todo en aquellos pacientes que presentaban síntomas peores.

La suplementación oral de Trimetilglicina en personas con esteatohepatitis no alcohólica (hígado graso) ha demostrado ser significativamente mejor que el placebo en la reducción de grasa en el hígado
. No sólo eso, sino que la suplementación también fue capaz de causar una reducción en el tamaño del hígado y en los síntomas del dolor causados por la enfermedad.

En los riñones, la TMG es capaz de contrarrestar los efectos desestabilizadores de proteínas de urea en las células renales sin comprometer la función celular normal.

Efectos sobre la enfermedad de Alzheimer

Teóricamente, existe la hipótesis de que la homocisteína está implicada en la fisiopatología de la enfermedad de Alzheimer y desde la TMG puede reducir los niveles de homocisteína circulante, por lo que la TMG podría tener un potencial significativo en la reducción de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer. La evidencia humana recogida en este punto es demasiado escasa para evaluar la eficacia real de la suplementación con TMG.

Bibliografía de Investigación

  • MIGLIO F, ROVATI LC, SANTORO A & SETNIKAR I 2000. Efficacy and safety of oral betaine glucuronate in non-alcoholic steatohepatitis. A double-blind, randomized, parallel-group, placebo-controlled prospective clinical study. Arzneimittel-Forschung, 50, 722-7.
  • CRAIG SA 2004. Betaine in human nutrition. American Journal of Clinical Nutrition, 80, 539-49.
  • COURTENAY ES, CAPP MW, ANDERSON CF & RECORD MT JR 2000. Vapor pressure osmometry studies of osmolyte-protein interactions: implications for the action of osmoprotectants in vivo and for the interpretation of “osmotic stress” experiments in vitro. Biochemistry, 39, 4455-71.
  • O’DONOGHUE N, SWEENEY T, DONAGH R, CLARKE KJ & PORTER RK 2009. Control of choline oxidation in rat kidney mitochondria. Biochimica et biophysica acta, 1787, 1135-9.
  • KETTUNEN H, TIIHONEN K, PEURANEN S, SAARINEN MT & REMUS JC 2001. Dietary betaine accumulates in the liver and intestinal tissue and stabilizes the intestinal epithelial structure in healthy and coccidia-infected broiler chicks. Comparative biochemistry and physiology. Part A, Molecular & integrative physiology, 130, 759-69.
  • SCHWAHN BC, HAFNER D, HOHLFELD T, BALKENHOL N, LARYEA MD & WENDEL U 2003. Pharmacokinetics of oral betaine in healthy subjects and patients with homocystinuria. British Journal of Clinical, 55, 6-13.
  • SLOW S, LEVER M, CHAMBERS ST & GEORGE PM 2009. Plasma dependent and independent accumulation of betaine in male and female rat tissues. Physiology Research, 58, 403-10.
  • HOFFMAN JR, RATAMESS NA, KANG J, GONZALEZ AM, BELLER NA & CRAIG SA 2011. Effect of 15 days of betaine ingestion on concentric and eccentric force outputs during isokinetic exercise. Journal of Strength and Conditioning Research, 25, 2235-41.
  • APICELLA JM, LEE EC, BAILEY BL, SAENZ C, ANDERSON JM, CRAIG SA, KRAEMER WJ, VOLEK JS & MARESH CM 2013. Betaine supplementation enhances anabolic endocrine and Akt signaling in response to acute bouts of exercise. European Journal of Applied Physiology, 113, 793-802.
  • HOFFMAN JR, RATAMESS NA, KANG J, RASHTI SL & FAIGENBAUM AD 2009. Effect of betaine supplementation on power performance and fatigue. Journal of the International Society of Sports Nutrition, 6, 7.
  • SÖDERLING E, LE BELL A, KIRSTILÄ V & TENOVUO J 1998. Betaine-containing toothpaste relieves subjective symptoms of dry mouth. Acta Odontologica Scandinava, 56, 65-9.
  • TAKANAGA H, OHTSUKI S, HOSOYA KI & TERASAKI T 2001. GAT2/BGT-1 as a system responsible for the transport of gamma-aminobutyric acid at the mouse blood-brain barrier. Journal of Cerebral Blood Flow and Metabolism, 21, 1232-9.
  • GANESAN B, BUDDHAN S, ANANDAN R, SIVAKUMAR R & ANBINEZHILAN R 2010. Antioxidant defense of betaine against isoprenaline-induced myocardial infarction in rats. Molecular Biology Reports, 37, 1319-27.
  • BURG MB, KWON ED & PETERS EM 1996. Glycerophosphocholine and betaine counteract the effect of urea on pyruvate kinase. Kidney International.Supplement, 57, S100-4.
  • MCCADDON A, DAVIES G, HUDSON P, TANDY S & CATTELL H 1998. Total serum homocysteine in senile dementia of Alzheimer type. International Journal of Geriatric Psychiatry, 13, 235-9.
  • YAMAUCHI A, UCHIDA S, KWON HM, PRESTON AS, ROBEY RB, GARCIA-PEREZ A, BURG MB & HANDLER JS 1992. Cloning of a Na(+)- and Cl(-)-dependent betaine transporter that is regulated by hypertonicity. Journal of Biological Chemistry, 267, 649-52.

BioSalud

Portal informativo sobre Salud y terapias alternativas en el tratamiento de enfermedades. La verdadera sanación empieza por asumir la responsabilidad de la propia salud y la importancia de mantener el equilibrio tanto a nivel físico como mental.

Deja tu comentario

  • Los comentarios están moderados, no se permiten lenguaje ofensivo, escribir todo con mayúscula ni enlaces salientes

    Nombre:
    E-mail: